Aham Brahmasmi

No se que título, no se que escribir, lo único que quiere es comenzar a compartir mi voz. Hay una escritora llamada Elizabeth Gilbert que me ha dejado varios mensajes entre las palabras que escribe. En uno de esos mensajes que me hablaron al corazón decía que es tan necesario compartirnos al mundo, sobre todo los que somos artistas, los que vivimos de estar creando, buscando, de hacer belleza, si, aun mas de la que existe en derredor, de amar a los sabios, poetas y chamanes, de buscar respuestas entre los maestros que se encuentran en las plantas sagradas, de buscar sin cesar para percibir aunque sea una pequeña luz que nos serene el espíritu. Es importante darnos al mundo para que nuestras voces compartan lo que vamos aprendiendo, para que el dolor no se estanque en el alma, que se libere a los vientos, que el mundo escuche lo que cada ser lleno de magia, de estrellas del universo, de dios, tiene en lo mas profundo de su ser. Aham Brahmasmi. Así será el título.

Frases de Elizabeth me dejaron mucho en su momento al igual que cientos de otros autores como Gabriel García Márquez, Laura Esquivel, Herman Hesse y tantos mas con los que me he podido reflejar entre las historias y sensaciones mundanas, esos cuentos que nos dan alivio, que nos alientan a ser mejores humanos y que nos permiten reírnos de nuestro propio fatalismo. Pero luego existen las palabras rebosantes de magia que vienen de poetas como Rumi, Saadi, Attar, Khayyam que son de la misma tierra de donde la mitad de mi alma y sangre son, me hablan de magia genuina y del éxtasis de amor por Dios, de la unidad, de la fe que es el secreto último para vivir.

Pero no basta con inspirarme, con leer las palabras e imaginarme a la magia. Cuesta trabajo llegar a ese estado de iluminación, algunos de nosotros nos creamos nuestros propios laberintos enormes y con el paso del tiempo le vamos aumentando aún mas trampas y caminos por recorrer, para llegar al final de nuestros días y entender que todo al final era tan simple. Creo fervientemente que a pesar de que no comprendemos bien toda esta magia que somos y que nos rodea, todo se reduce a una simpleza colmada de Dios y amor infinito. Y no se quien es Dios, no me gusta sonar como una religiosa que va predicando palabras de textos sagrados, pero si me gusta saber que estoy trabajando mi fe, por que todo esto que soy yo, todo lo que me rodea, es demasiado perfecto, demasiado hermoso como para ser un mero accidente del universo. Lo creo eternamente, infinitamente, con ardor en el corazón. Me siento mas cerca de mi propio espíritu. Y de ustedes, cuando me comparto desde el alma.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s